Posted by : GuisBell miércoles, 26 de noviembre de 2014



AUTORA: Lynsay Sands

SINOPSIS:
 Se busca marido desesperadamente...
Suzette Madison no se parece en nada a otra heredera; quiere un marido pobre, un caballero que esté tan agradecido por su dote que le permita acceder a ella para poder así pagar las deudas de juego de su padre.
Cuando esta seductora belleza conoce a Daniel Woodrow, apuesto, titulado, soltero... y aún más pobre de lo que podría haber esperado, parece que los sueños de Suzette se han hecho realidad.

Pero Daniel no ha sido sincero.
Cansado de ser acosado por un sinfín de insípidas coquetas y sus madres cazafortunas. Daniel ha decidido alegar ser pobre para deshacerse de todas ellas.
Sin embargo conoce a esta joven, la señorita más refrescante y deliciosa, que afirma estar emocionada por su supuesta pobreza. Ahora todo lo que Daniel tiene que hacer para encontrar la verdadera felicidad, es continuar con esa pequeña mentira, con vida... mientras elude al mismo tiempo a un bandido decidido a impedir esa unión a cualquier precio.

TRILOGÍA HERMANAS MADISON
2.- La Heredera.

FRAGMENTO DEL LIBRO:
― ¿En serio? ―preguntó Suzette―. ¿Eres pobre?
Daniel parpadeó ante su asombrada expresión, recordó una vez más su conversación.

—Sí, en serio. De hecho se supone que esta noche buscaba a una heredera para casarme. El dinero es muy necesario para reparar Woodrow así como para mantener al poco personal que queda ―fingió un suspiro—. Supongo que no conoce a ninguna encantadora señorita con bolsas llenas de monedas que desee casarse con un compañero que está en horas bajas —dijo, decidiendo embellecerlo un poco.

― ¡Yo!―la mandíbula de Daniel se cayó. No sólo dijo la palabra chillando como si fuese la cosa más maravillosa del mundo, parecía tan emocionada como un niño en Navidad. Esta no era la respuesta que esperaba. Pensaba que sus palabras la mandarían corriendo de regreso a la fiesta, o al menos intentarlo. Todavía no había terminado su búsqueda de información del gusano y lo habría evitado. Con su respuesta esperaba que una mujer en busca de un marido rico, pusiera perspectiva en su mente. En cambio, ahora lo miraba como si fuera la respuesta a todas sus oraciones. ―Es perfecto ―dijo felizmente—. Necesito un marido pobre y usted necesita a una mujer rica. Es como si fuese cosa del destino.

—Dudo mucho… ―Daniel se tragó el resto de lo que estaba a punto de decir, y casi se tragó la lengua junto con las palabras, cuando Suzette agarró de repente una de sus manos y la levantó para apretarla con entusiasmo entre las suyas. No era tanto el hecho de que agarrara su mano lo que le asustó, como el hecho de que, en su excitación, también la presionaba contra sus senos. No pensó que ella se diera cuenta de lo que estaba haciendo. De verdad, la mujer estaba mucho más que excitada y esto le dejó completamente desconcertado hasta que comprendió lo que había dicho. Frunciendo el ceño, preguntó—. ¿Es rica?

―Dios mío, sí. Mi abuelo Sefton dividió sus bienes entre mis hermanas y yo cuando murió, dejando que fuera la dote de cada una de nosotras. ¿Comprende?, tengo la fortuna que necesita. ¿No es maravilloso?

— ¿Sefton dice? —preguntó despacio, reconociendo el nombre inmediatamente. Todo el mundo conocía el nombre Sefton. El hombre superaba a Richard en su capacidad de convertir en oro todo lo que tocaba y había ganado el apodo de Viejo Bolsas de Dinero Sefton hacía décadas. Se decía que había acumulado más riqueza que el mismo rey. Hubo algunos rumores cuando murió sobre que dejaba su herencia al marido de su hija muerta y sus hijas. ¿Cuál era el nombre? Se preguntó, pero le resultaba difícil pensar con su mano recostada entre el valle de sus pechos. Sus manos entrelazadas realmente no tocaban ninguna carne, pero sólo la visión del lugar le distraía. Por suerte, soltó su mano y fue capaz de volver a pensar. Un nombre le vino entonces―. ¿Madison?

―Sí, Suzette Madison ―asintió, prácticamente bailando con una alegría que no entendía muy bien—. Y mis hermanas Lisa y Cristiana.
Daniel frunció el ceño, recordando sus palabras. ¿Ella necesitaba un marido pobre? Esto no tenía ningún sentido. Una heredera sólo se casaba con un hombre pobre por amor, aunque la mayoría de las mujeres nobles no permitirían que en su decisión influyese el amor. La riqueza era todo para la alta sociedad. Así que, ¿por qué necesitaría una mujer rica un marido pobre? No había ninguna razón que pudiera pensar... a menos que estuviera en problemas y fuera necesario un hombre que fuese pobre y estuviese bastante desesperado para casarse con ella de inmediato. Lo que le condujo de vuelta a la primera razón que había supuesto por la que necesitaba casarse tan rápidamente.

― ¿Está embarazada? —preguntó incierto, sus ojos bajando a su pequeña cintura. No parecía embarazada, y esto no explicaba cómo su padre estaba implicado.

― ¿Qué? —preguntó sorprendida, pero en lugar de sentirse ofendida, simplemente resopló e hizo una mueca―. No, por supuesto que no estoy embarazada. ¿Por qué tipo de mujer me toma?
Una buena pregunta, pensó Daniel con sequedad, porque realmente no tenía ni idea de qué tipo de mujer era. Nunca había conocido a nadie como ella y todo lo que sabía hasta ahora es que estaba en alguna clase de problema y llena de sorpresas.

—Entonces, ¿Por qué necesita un marido pobre? ¿Y no dijo que tenía que encontrar uno esta noche? ¿Qué otra razón hay para tal ansiedad sino evitar el escándalo de un niño ilegítimo?

―Evitar una clase diferente de escándalo —admitió Suzette con un suspiro, mientras algo de su entusiasmo la abandonaba cuando Daniel levantó una ceja—. Supongo que debería explicárselo todo si usted va a casarse conmigo —dijo ella vacilando. Su otra ceja se elevó ante esto, pero Suzette no se dio cuenta. Ella miró alrededor, y vio un banco bajo un árbol un poco más adelante en el jardín. ―Venga, voy a explicárselo todo —le dijo cogiéndole de la mano y conduciéndole por aquel camino.

COMENTARIO:
Otra hermosa historia de amor que nos trae Lynsay Sands, la mejor autora de romance, lleno de amor y humor.
La Heredera una historia de amor de Suzette y Daniel quienes se conocen una velada en que Suzette busca desesperadamente un marido para pagar las deudas de su padre.
Poco a poco la busca de marido los lleva a enredos que los unirá más, hasta que su relación se poco convencional se transforme en amor.
No dejen de leer la historia de Suzette y Daniel quienes te divertirán con sus ocurrencias, que te provocaran más de una carcajada.

GuisBell.

Leave a Reply

|

COMPARTE

SEGUIDORES

HOLA

Bienvenido al Mundo de GuisBell, aquí podrás encontrar sinopsis, frases, comentarios y fragmentos de los libros que estoyleyendo así como un poco de algunos doramas, animes y películas, aunque ame más leer y es a lo que le dedico más tiempo.

Mi autora favorita es Lynsay Sands, ella abrió un mundo nuevo en mi vida, me lleno de felicidad con cada uno de sus libros, me hizo reír, llorar, enojar, amar... y mucho más, claro que los que amamos leer conocemos esos sentimientos que produce el leer.

Si amas a los libros, doramas, animes o películas igual que yo, pues este espacio es nuestro punto de encuentro, no dudes preguntar por cualquier duda que tengas sobre el blog.

Espero que te unas al blog y comentes mis publicaciones,

GuisBell.

LIBROS

2017 Reading Challenge

GuisBell has read 1 book toward her goal of 400 books.
hide

MI MÚSICA

ENTRADA DESTACADA

EL DIABLO IRLANDÉS

VISITAS


Con la tecnología de Blogger.

Copyright © EL MUNDO DE GUISBELL -Scribd- En Goodreads -Creada por GuisBell